CARTA DEL PRESIDENTE

En mi anterior escrito mencionaba el deseo, generalizado dentro del sector inmobiliario,
de confirmación de su evolución positiva. Han pasado cinco años y en este periodo puedo afirmar sin reservas,
que la consolidación de la mejora del sector inmobiliario es un hecho evidente.

La consolidación del posicionamiento de ALTA VIDA, en el mercado, es una consecuencia natural de la anterior o, mejor dicho,
sin una organización sólida no puedes conseguir mejoras posicionales en relación a los otras empresas competidores.

La gran apuesta por el crecimiento necesita unas estructuras resistentes. ALTA VIDA, al término del actual ejercicio,
tiene una red de cicno oficinas propias que requieren un trabajo de incorporación a la metodología homogénea para todo el grupo.

Pero es que el crecimiento no debe ser sólo geográfico y de volumen de gestión; debe ser cualitativo para que tenga futuro.

El crecimiento representa también la mejora de los servicios tradicionales para ofrecer otros nuevos,
todos bajo el paraguas de las nuevas tecnologías. Este es el reto de ALTA VIDA, para este año venidero 2019 y los próximos.

La inversión en el desarrollo de nuevos proyectos es importante y necesario para que el horizonte de la Empresa lo situemos a largo plazo.

Sólo así las empresas en general y particularmente las de servicios, podrán buscar la viabilidad futura.

ALTA VIDA, se encuentra en este camino. Siempre hemos hecho señera del espíritu de superación como uno de los elementos importantes que definen nuestra cultura empresarial.

Y es esta cultura la que nos hace progresar adecuadamente.

Lic. Ariel Calizaya Ocampo